Kirk Fletcher en Bluescazorla'08. Foto de J. Martín Camacho.

29 jul. 2011

DUST MY BROOM. Sobre dejarla y buscarla.

Para Sergio, porque él sí es un standard del blues.


En una canción, un hombre pretendía volver a casa para confesar a su chica que le había sido infiel; si ella no se encontraba allí, la buscaría donde hiciese falta. A partir de aquí el tópico recorrió varias versiones (para los curiosos, visitad la página de Jas Obrecht). Entonces llegó un momento en que Robert Johnson tomó los ingredientes de esta tortilla (sobre todo en las recetas de Kokomo Arnold para Sagefield Woman Blues y Sissy Man Blues), a saber: infidelidad, volver a casa y búsqueda y los batió de otro modo: ella sería la infiel, él se debate entre marcharse a casa, dejándola libre para que maltrate cualquier otro o buscarla donde quiera que esté y seguir estando a sus pies. Había nacido I believe I'll dust my broom ("Creo que voy pasar la escoba"). 
Dicen que Johnson puso la silla en un rincón del cuarto de hotel que servía como estudio y tocó enfrentado a la pared en su búsqueda de un sonido más eléctrico. Aquí tenemos su versión, grabada el 23/11/1936 para Vocalion:

I'm goin' get up in the mornin', I believe I'll dust my broom 
(x2)
Girlfriend, the black man you been lovin', girlfriend, can get my room

Creo que me voy a levantar esta mañana y pasaré la escoba (x2)
Cielo, el negro con quien te has estado acostando, cielo, puede ocupar mi espacio.
I'm gon' write a letter, telephone every town I know
(x2)
If I can't find her in West Helena, she must be in East Monroe I know


Voy a escribir una carta, a telefonear a todas las ciudades que conozco (x2).
Si no puedo encontrarla en West helena, debe de estar en East Monroe, lo sé.
I don't want no woman, wants every downtown man she meet (x2)
She's a no good doney, they shouldn't allow her on the street


 No quiero a ninguna mujer que quiera a cada hombre que se encuentre en la ciudad (x2).
Ella no es una buena mujer, no debería permitirle pisar la calle
I believe, I believe I'll go back home (x2)
You can mistreat me here, babe, but you can't when I go home


Creo, creo que volveré a casa (x2).
Puedes maltratarme aquí, nena, pero no cuando vuelva a casa.
And I'm gettin' up in the mornin', I believe I'll dust my broom
(x2)
Girlfriend, the black man you been lovin', girlfriend, can get my room


Creo que me voy a levantar esta mañana y pasaré la escoba (x2)
Cielo, el negro con quien te has estado acostando, cielo, puede ocupar mi espacio
I'm gonna call up Chiney, see is my good girl over there 
(x2)
If I can't find her on Philippine's island, she must be in Ethiopia somewhere.
Voy a llamar a China, ver si mi novia está por allí (x2)
si no la encuentro en Filipinas, debe de estar en algún lugar de Etiopía.

Pero la canción entró a formar parte de la historia del blues como una de las más versionadas gracias a la adaptación de Elmore James y, sobre todo, a su riff de slide inicial, quizá el más reconocible de toda la historia de este género. Su título se redujo a Dust my broom ("Pasar la escoba") y fue grabado el 5/8/1951 para el sello Trumpet, acompañado de Sonny Boy Williamson II a la armónica, Odie Johnson al bajo y Frock O'Dell a la batería. Pongan a todo volumen sus altavoces y no se nieguen el cosquilleo interior:









I'm gettin' up soon in the mornin' I believe I'll dust my broom (x2)












I quit the best girl I'm lovin', now, my friends, can get my room.





Voy a levantarme por la mañana temprano, creo que pasaré la escoba (x2)
Abandonaré a la mejor chica que he amado, ya, amigos, podéis ocupar mi espacio.
I'm gonna write a letter, telephone every town I know (x2)
If I don't find her in Mississippi, she be in East Monroe, I know.
Voy a escribir una carta, telefonearé a cada ciudad que conozco (x2)
si no la encuentro en Misisipí, estará en East Monroe, seguro.
And I don't want no woman, wants every downtown man she meets (x2)
man, she's not a good doney, they shouldn't allow her on the street, yeah.
No quiero ninguna mujer que quiera cada hombre que se encuentre por la calle,
Tío no es una buena mujer, no deberían permitirle pisar la calle, no.
I believe, I believe my time ain't long (x2)
I ain't gonna leave my baby,
and break up my happy home.









Creo, creo que mi tiempo se ha acabado (x2)






no voy a dejar a mi chica ni romper mi hogar feliz.















































Pero no sólo introdujo el riff, sino una última estrofa que terminó de retratar al pobre engañado como un hombre de obsesivo interior, atenazado por sus sentimientos, enganchado a ella por éstos: tras debatir entre largarse cuanto antes (maravillosa la expresión metafórica y sexual "dust my broom", literalmente, "pasar la escoba", para referirse a huir y abandonar a alguien) y reconocer su derrota ante la mejor -irónico- mujer que ha podido y podrá encontrar y dejar el camino libre para otros (juguemos ahora a la ambivalencia con "room" como espacio que uno ocupa y como "dormitorio") o buscarla por donde sea; tras esto y tras gritar a enjambre pleno que no es una buena mujer (el término doney es absolutamente peyorativo), ¿cuál es su decisión final? Pues no decidirse por nada, seguir como estaba para no romper su dulce hogar. Derrotado antes de batallar ¿No recuerda a la historia del My babe de Little Walter?

















Elmore Brooks.
Richland, Misisipí 21/I/1918 - Chicago, Illinois 23/V/1963

Y Elmore James también quedó atrapado, no por una mujer sino por esta canción, que grabó varias veces más (tal cual o con diversos nombres) y a la que sacó remedos tan burdos como Dust my blues (Trumpet, 1955). Se convirtió en marca de la casa, incluso bautizó a su banda como The Broomdusters. El éxito le dio las alas para volar a Chicago con su guitarra eléctrica (se dice que fue él quien la había introducido en el Delta allá por 1945), y tocarla de manera ansiosa, furiosa, más que amplificada hasta su distorsión. Impulsor del poder que tendría el instrumento en el blues de los cincuenta. Energía de voz de falsete, se recuerda una versión de treinta minutos del Shake your moneymaker donde no había pista de baile sino sólo baile. El muchacho de los trabajos del campo y las juke-joint que se quedó fascinado con unos guitarristas hawaiianos se convirtió y autoproclamó El rey de la guitarra slide.
Lo siento Elmore, me caes mal por guapo, por vanidoso, por no (sí, lo siento, es mi opinión) haber superado tu éxito inicial, por acomodarte en tu genialidad. Pero peor me cae el destino por darte una naturaleza frágil, por arrebatarte de un infarto cuando podrías haber y habernos hecho evolucionar mucho más, por no darnos más Dust my-lo-que-sea
Eso sí, gracias, gracias por el inicio de Dust my broom
Todo perdonado.


Sobre Elmore James:
- The amazing secret history of Elmore James. Steve Franz.

5 comentarios:

Lewis dijo...

Saludos!
Como tú dices, con el cosquilleo interior que produce el sonido de su guitarra se le perdona todo. Sabrás que reparaba radios antes de convertirse en estrella del blues, y como tal hacía sus propias modificaciones a sus amplis. Otra muerte prematura, una más, de un bluesman que de haber vivido podría haber dado mucho más al Blues.
Buen post.

Iesus dijo...

Efectivamente, amigo Lewis:
Una muerte prematura, como la del que será siguiente, SRV, me gustó tu relato de la última noche. Lo sacaré a colación, por supuesto.

Gracias por pasar por aquí y dejar pinceladas de tus conocimientos

Lewis dijo...

Gracias a ti, Jesús.
Cada vez que leo los estupendos posts de tu blog pienso en lo abandonado que tengo el mío. Estoy algo atascado últimamente con la publicación de un nuevo libro y mil cosas más.

Y sí, SRV es otro de los que echo de menos en este mundo. Su muerte me conmocionó en su día. Siempre pienso en la inmensa banda de bluesmen que debe estar tocando entre el polvo de las estrellas!

Anónimo dijo...

Oh yeah.
Gracias Y SALUD

Unknown dijo...

Gracias por regalarme esta lectura. Vamos los blues!